SURMAULE

ONG

A los ciclistas urbanos no les bastan las flores

Francisco Letelier Troncoso, Sociólogo ONG Surmaule – Diario El Centro, 14/11/2012

Hermosear y equipar los espacios públicos de algunos barrios de Talca, es una iniciativa que valoramos y esperamos sea un estándar para la ciudad en las gestiones municipales que sigan. No obstante, recordemos que cualquier gestión municipal debe tener objetivos mucho más ambiciosos. Así nos lo recordó la actividad “Pedaleando en familia” del pasado fin de semana, organizada por la Asociación de Ciclismo de Talca y la Escuela de Educación Física de la Universidad Autónoma y la demanda de sus protagonistas por mejores condiciones para los ciclistas urbanos.

Hoy el problema es que tanto los gobiernos comunales como sus ciudadanos, dejamos que las ciudades crezcan y se transformen básicamente a partir de los estímulos del mercado inmobiliario. Talca es una ciudad que ha cambiado mucho en los últimos años, algunos cambios son positivos, pero otros no. El aumento del parque automotriz ha provocado mayor congestión, contaminación y estrés urbano (léanse: bocinazos, ceños fruncidos e improperios). Es claro que la solución no pasa solo por el aumento de vías de circulación para los autos (éstas nunca serán suficientes), es necesaria una política más completa e inteligente, que, entre otras medidas, promueva el uso de medios de transporte alternativos: transporte público, bicicleta, caminata. Pero uno no puede invitar a utilizar el transporte público si este no es de calidad y eficiente: entonces, primero se debe trabajar en ello. Tampoco es llegar e incentivar el uso de la bicicleta, se deben generar mínimas condiciones de seguridad para utilizarlas (de hecho la tendencia es a la disminución del uso de la bicicleta en Talca). Todo esto implica concebir un rol mucho más activo y complejo del municipio y al mismo tiempo, entender que áreas municipales distintas como  tránsito, medio ambiente, salud y cultura (entre otras) deben trabajar coordinadas en torno a objetivos integrales. Solo un municipio creativo y conciente de los grandes problemas de la comuna podrá realizar un esfuerzo coordinado por aumentar los viajes en bicicleta, incentivar la caminata y desincentivar el uso del automóvil en nuestra ciudad. Si en cambio, el municipio se limita a declarar: “¡el transporte es cosa de cada uno!” la tendencia a precarizar la vida en la ciudad habrá ganado.

Pero el asunto no es solo responsabilidad de la municipalidad. Como sociedad debemos asumir también un rol activo ¿Cuántos autos particulares con un solo pasajero vemos a diario? ¿Podemos hacer un esfuerzo por compartir uno o dos viajes a la semana con un amigo o vecino? ¿Será eso muy complicado? Cuando nos encontremos viajando solos en nuestro auto, pudiendo haberlo compartido, recordemos que la ciudad no es solo para nosotros o nuestros hijos, es también para las generaciones que vendrán. Construir una ciudad donde el auto es el rey y no una donde se combinan armoniosamente distintas formas de transporte, es el tipo de decisión que estamos invitados a tomar en conjunto y eso es mucho más que un voto el día de las elecciones, es un compromiso permanente con el bienestar de los nuestros y de los otros: es “pedalear en familia”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: